El recurso público debe ser intocable, quien se aproveche de su posición y genere un beneficio privado con lo que le pertenece a toda la sociedad, debe ser perseguido y castigado. Generación tras generación, hemos sido espectadores del enriquecimiento ilícito de quienes creen que llegar a un puesto público es como sacarse la lotería.

Según Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, México ocupa el primer lugar en índice de corrupción de los países de la OCDE, el 108 de 113 en calidad de justicia penal, el  125 de 138 en desvío de recursos y la deshonrosa 2da posición en impunidad. El Banco Mundial registra que las empresas y los individuos pagan un estimado de 1.5 billones de dólares en sobornos cada año. Forbes revela que a México, la corrupción le cuesta el 10% del PIB, esto equivale a cerca de 100 mil millones de dólares anuales. Quienes nos dedicamos al mundo de los negocios nos causa enorme impacto ver tan brutal cantidad fugada en moches, mordidas, malversación y  desvío de recursos.

Es alarmante que el dinero que se va en corrupción en Baja California, equivale a la misma cantidad que el Gobierno tiene para ejercer en gasto público. Cerca de 50 mil millones de pesos, cada año podrían destinarse a generar mayor productividad en nuestras empresas, incluso en mejorar los servicios públicos, como la pavimentación de calles, fortalecimiento a la seguridad, educación, el apropiado cuidado del medio ambiente, mayores mecanismos para el desarrollo de más emprendimientos, en generar mayor calidad de vida para todos.

Esto es una responsabilidad compartida, quienes se corrompen son un eslabón en la cadena de la corrupción, si bien ellos son los que se aprovechan de la posición y poder que tienen, para que estos actos se lleven a cabo se requiere de la participación de particulares, empresarios e incluso organismos de la sociedad civil que de alguna forma hemos sido parte.

Debemos mencionar que el tema de la corrupción no es nada nuevo, como referencia recordemos la época de López Portillo, un presidente que regala la Colina del Perro, el Potrero Loma Larga, entre otras propiedades a personalidades como Carlos Hank González, y qué decir de la mansión de Ajusco, Ixtapa Zihuatanejo, entregada por el simple hecho de haber sido amigo de Luis Echeverría.

Si bien es cierto, como lo comentamos, la corrupción no es algo nuevo, lo que sí es nuevo es el hecho de poder pensar en que podemos combatirla, porque antes lo veíamos como un suceso en nuestra forma de ser, era inclusive justificable si se hablaba por ejemplo de que algunos personajes representativos en la historia de México tuvieran pasajes de corrupción, y estos no eran señalados, ni investigados, mucho menos perseguidos o castigados.

El contraste que hoy vivimos, es que tenemos la posibilidad de pensar en que podemos activar distintas herramientas para combatir los actos de corrupción, debemos seguir en esta lucha, es importante tener esperanza y firmeza, no soltar temas tan importantes que vendrán a sumar a la construcción de mejores condiciones de vida para todos.

En COPARMEX hemos impulsado desde sus inicios el ITAIP, a nivel nacional se ha trabajado por las fiscalías autónomas y reales, y hoy es apremiante que desde el sector empresarial continuemos insistiendo en la necesidad de contar con un Sistema Estatal Anticorrupción eficiente, real y justo.

En 2016, COPARMEX acompañada de más de 20 asociaciones civiles y 2500 voluntarios presentamos una Iniciativa Ciudadana al Congreso del Estado, esto marcaba el inicio de un SEA Ciudadano. Con el acompañamiento de expertos y ciudadanos especializados, formamos una Mesa Técnica que definió las reglas para la participación efectiva de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Logramos grandes cosas, el SEA contará con autonomía técnica y presupuestal, el Comité de Participación Ciudadana se integrará por 15 bajacalifornianos, 10 de carácter técnico y 5 honoríficos, todos con alta solvencia moral y honorabilidad. Se reconoce en Baja California el derecho a vivir libre de corrupción. La elección del Auditor, Organismos Internos de instancias autónomas, Magistrado y Fiscal Anticorrupción, serán electos por una comisión mixta integrada por 4 ciudadanos del CPC y 3 diputados, el Comité Coordinador del SEA será integrado por la misma cantidad de ciudadanos que de funcionarios.

Quedan muchas cosas por hacer, actualmente se encuentra vigente la Convocatoria para seleccionar a los 15 integrantes del CPC. Sabemos que estamos aportando en el combate contra la corrupción, pero el seguir avanzando, el fortalecer la Cultura de la Legalidad y el Estado de Derecho, nos toca a todos todos los días, es por eso, que como sociedad debemos ser más participativos, ser verdaderos contralores sociales, poner un granito de arena, pasar de las quejas a la acción. Debemos hacer que las cosas cambien, nos corresponde a todos involucrarnos en la toma de decisiones, participar en los consejos, mesas técnicas y demás espacios donde logremos incidir en el actuar de nuestros gobernantes, y sobre todo ser ejemplo en el área en el que nos desempeñemos, no cansarnos nunca de generar un efecto multiplicador de las buenas prácticas, esto es lo que provocará que logremos construir la comunidad que merecemos.

 

Rodrigo Llantada Ávila, Presidente COPARMEX Mexicali.

*Artículo publicado en Industrial News.