En los almacenes centrales de la Secretaría de Salud de Baja California se dejaron caducar medicamentos cuyo valor asciende a 16 millones de pesos, responsabilizándose de esto a la anterior administración estatal.
 

El secretario de Salud en el estado, Óscar Alonso Pérez Rico, confirmó que esta situación forma parte de las 272 irregularidades que se detectaron en el ejercicio pasado, mismas que fueron entregadas formalmente a la Secretaría de la Honestidad y Función Pública para investigación.

Entre las fórmulas que vencieron hay medicamentos contra la hipertensión, los mismos que actualmente se han tenido que comprar por no estar disponibles para los derechohabientes del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

“Tienen que justificar porqué se caducó ese medicamento, porqué se pidió o porqué se compró, a qué precio y porqué no se surtieron a las unidades cuando teníamos desabasto”.

Pérez Rico dijo que no solo en el almacén central se encontraron tratamientos vencidos, sino también en los Centros de Salud y hospitales.

De las 272 irregularidades detectadas en la Secretaría de Salud, 20 están relacionadas con claves de medicamento.

El titular de la dependencia dijo estar impedido a proporcionar más detalles por el sigilo que exige la misma investigación a cargo de la Secretaría de la Honestidad y Función Pública.

En conferencia de prensa, el secretario de Salud en Baja California dio a conocer la adquisición de medicamentos que garantizan la atención a niños diagnosticados con cáncer.

Pérez Rico detalló que fue necesario hacer un censo y determinar la cifra exacta de pacientes infantiles en el área de Oncología, ya que ni siquiera esos números eran claros.

A través de este ejercicio se determinó que en el estado hay 68 niños en tratamiento de quimioterapia en Tijuana y trece en el Hospital General de Mexicali.

El secretario de Salud indicó que hay un 86% de abasto en medicamentos para tratar a estos pacientes.